Fidel Alejandro Castro Ruz

0
300

Por: Michael Campbell

fidel-alejandro-castro-ruzNació el 13 de Agosto de 1926 en Birán, Cuba. Hijo de Angel Castro Argiz y Lina Ruz González.

Desde muy temprana edad mostró una gran inteligencia y dedicación para los estudios, por lo que sus padres decidieron enviarlo a estudiar a Santiago de Cuba a la edad de seis años. En 1934 ingresó al Instituto de los Hermanos La Salle de Santiago y en septiembre de 1939 se inscribiría en el Colegio de Dolores, de los Jesuitas. En 1942 ingresó al Colegio de Belén de La Habana, donde fue seleccionado mejor deportista del curso 1943-1944. Finalizó el bachillerato en junio de 1945.

Ingresó a la Universidad de la Habana el 4 de Septiembre de 1945, en donde inscribió clases en tres carreras, Derecho, Derecho Diplomático y Ciencias Sociales. Era un ávido lector y un estudiante activo que se destacaría como delegado de curso de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), fungiendo además como Presidente del Comité Pro Democracia Dominicana de dicha institución; la misma que promovió en 1947 acciones para reclamar la destitución del dictador dominicano Rafael Trujillo, y formó parte de la Invasión de Cayo Confites, con el objetivo de derrocarlo.

En 1948 viajó a Bogotá, Colombia para participar en el Congreso Latinoamericano de Estudiantes que ayudó a organizar en protesta a la IX Conferencia de la Unión Panamericana, la actual Organización de Estados Americanos (OEA). Los estudiantes protestaban en contra del intervencionismo Estadounidense en varios países de Latinoamérica, mientras que en la Conferencia Panamericana, los Estados Unidos pretendía convencer a los países participantes de realizar un acuerdo para declarar el comunismo como una actividad fuera de la ley.

Durante dicha Conferencia, el 9 de Abril de 1948, el candidato a la Presidencia de Colombia, Jorge Eliecer Gaitán fue asesinado al salir de su despacho en un acontecimiento conocido como el “Bogotazo”, siendo uno de los episodios más violentos de la historia de Colombia. Fidel y Gaitán habían acordado que luego de una manifestación de los estudiantes, Gaitán daría un discurso en la Plaza de Bolívar. Este hecho marcó profundamente a Fidel, quien concluyó que el futuro de Cuba, Latinoamérica y el Caribe necesariamente requería de una separación de la hegemonía estadounidense.

En 1950 Fidel obtiene su Diploma en leyes y en 1952 se presentó como candidato a la Cámara de Representantes del Congreso Cubano por La Habana. Dicha elección sin embargo no se celebró a causa del golpe de estado del General Fulgencio Batista derrocando al Gobierno de Carlos Prío Socarrás. Este golpe de estado, reconocido por el Gobierno de los Estados Unidos de América, fue el acontecimiento histórico que despertó la llama de la revolución en Fidel.

De regreso en Cuba, inicialmente intentó denunciar a Batista en un Tribunal de Urgencia señalando violaciones a la Constitución, sin embargo al ser rechazada su denuncia comprendió que la única vía era la lucha armada. Procedió entonces a convocar a más de 160 jóvenes que luego protagonizarían el histórico asalto al Cuartel Moncada en el año 1953. Aun cuando el asalto fracasó, la voluntad y determinación de Fidel por luchar por una Cuba libre se reforzaría. Luego de 22 meses en prisión fue liberado y se exilió primeramente en Estados Unidos y luego en México.

Regresó a Cuba el 2 de Diciembre de 1956 a bordo del emblemático Yate GRANMA con 82 miembros del Movimiento 26 de Julio, muchos de los cuales perecieron durante el desembarque y en el enfrentamiento con el Ejército de Batista. Los sobrevivientes, entre ellos Fidel y sus futuros Comandantes Ernesto “Che” Guevara,  Raúl Castro, Juan Almeida y Camilo Cienfuegos, se retiraron a la Sierra Maestra, desde donde empezaron una guerra de guerrillas contra el Gobierno de Batista.

Luego de superar increíbles obstáculos los revolucionarios lograron vencer al Ejército de Batista que los superaba en números y armamentos. El 31 de Diciembre de 1959, Fidel se reúne con el General Rego Rubido, quien entrega el Cuartel Moncada. Ese 1 de enero de 1959 se proclama el triunfo de la Revolución Cubana… La primera revolución genuina de Latinoamérica y el Caribe.

Fidel infundió un fuerte sentido de libertad, dignidad e identidad al Pueblo de Cuba y a tantos otros pueblos que luchaban y continúan luchando contra la opresión en todas sus manifestaciones, sea política, económica, social, cultural o militar.

Su lucha se caracterizó por el empoderamiento de los más vulnerables e históricamente marginados… No es coincidencia que al día de hoy Cuba cuente con uno de los mayores índices de desarrollo humano o sea uno de los países de Latinoamérica que más invierte en Educación y Salud. No es coincidencia que sea el único país del hemisferio que ha erradicado la desnutrición infantil, desarrollando no menos de 4 vacunas en contra del cáncer o haya sido el primer país en eliminar la transmisión madre a hijo del VIH. No es coincidencia tampoco que Cuba sea un país limpio y con uno de los mejores indicadores de seguridad ciudadana.

Con Fidel, Cuba siempre ha estado presente para apoyar a nicaragüenses, guatemaltecos, salvadoreños, colombianos, bolivianos, venezolanos y muchos otros pueblos en su lucha contra el yugo de la opresión y la tiranía.

Fue un excelente consejero para los Comandantes de la Revolución Sandinista y pieza instrumental en la consolidación del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), derrocando al régimen somocista en 1979. Llegó a Nicaragua por primera vez en 1980 para celebrar el Aniversario de la Revolución Popular Sandinista, visitando muchos lugares incluyendo nuestra bella ciudad de Bluefields.

La mano amiga de Fidel y del pueblo cubano trascendió el apoyo a los movimientos de liberación nacional, para incursionar en recomendaciones para el diseño de políticas y programas de gobierno socialmente incluyentes, habiendo despachado a decenas de miles de médicos y maestros cubanos a diferentes países del mundo. Cuba también acogió en sus colegios, institutos técnicos y universidades a estudiantes de todo el mundo quienes pudieron acceder a una formación profesional de primera calidad.

Geopolíticamente, Fidel será recordado como un hermano y acérrimo compañero de los pueblos de Latinoamérica y el Caribe quienes demandan y continúan demandando libertad para gobernar en paz. Otros lo recordarán por su firme postura en contra de la injerencia estadounidense en los asuntos políticos, sociales y económicos de países en desarrollo, así como por el rol que jugó en lo que se conoce como la “crisis de los misiles de Cuba”, que convirtió a la isla en el escenario de una posible guerra nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética. A partir  de esta crisis Estados Unidos organiza la fallida invasión a Bahía de Cochinos, establece el terrible bloqueo económico y comercial a Cuba y a través de la CIA, conspira sin éxito en más de 600 intentos de asesinato contra Fidel.

A pesar de estas difíciles condiciones, en los años siguientes, Cuba logra alcanzar la salud y educación pública universal, en una época en la que muchos países desarrollados aún no alcanzaban esta meta. El analfabetismo fue erradicado y tropas cubanas apoyaron movimientos de liberación nacional en Angola y Etiopia. Asimismo, maestros y médicos fueron desplegados a decenas de países de Latinoamérica y el Caribe, África y Asia.

En el 50 Aniversario de la Asamblea General de Naciones Unidas en 1995, Fidel destaca en su ponencia como Comandante en Jefe de la Revolución Cubana y Presidente del Movimiento de Países No Alineados:

“Somos 95 países de todos los continentes, que representan la inmensa mayoría de la humanidad. Nos une la determinación de defender la colaboración entre nuestros países, el libre desarrollo nacional y social, la soberanía, la seguridad, la igualdad y la libre determinación…”

“La quinta esencia de la política de no alineamiento, de acuerdo con sus principios originales y carácter fundamental, lleva aparejada la lucha contra el imperialismo, el colonialismo, el neocolonialismo, el apartheid, el racismo incluido el sionismo y cualquier forma de agresión, ocupación, dominación, injerencia o hegemonía extranjeras, así como la lucha contra las políticas de grandes potencias o bloques”.

A través de los años, Fidel logró establecer vínculos con personas influyentes en casi todos los ámbitos de la sociedad mundial, desde Nelson Mandela y Malcolm X, hasta Leonardo DiCaprio, Diego Armando Maradona, Gabriel García Márquez y el Papa Francisco.

Fidel y Cuba persisten y los ideales de la revolución se fortalecen a inicios del siglo XXI con la elección de Presidentes Latinoamericanos que comparten principios socialistas y solidarios que impulsan políticas de desarrollo humano para empoderar a los más pobres y vulnerables, tales como Lula Da Silva, José Mujica, Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa y nuestro Comandante Daniel Ortega.

En el año 2008, Fidel no acepta la nominación de la Asamblea Nacional del Poder Popular a la Presidencia del Consejo de Estado y de Ministros de la República de Cuba y como su sucesor es electo Raúl Castro, quien había ejercido el Gobierno de forma interina a partir del 31 de Julio del año 2006, dado Fidel se recuperaba de una intervención quirúrgica.

Aún desde el retiro el Comandante Fidel continuó brindando entrevistas y reuniéndose con Presidentes y Jefes de Estado, entre ellos el Presidente de la República Popular de China, Hu Jintao, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, el Presidente Daniel Ortega y la Cra. Rosario Murillo y la Presidenta de Argentina, Christina Fernandez de Kirchner.

Fidel ha inspirado y continuará inspirando a millones de personas alrededor del mundo y en su paso a la inmortalidad nos deja como legado y ejemplo de revolucionario extraordinario, toda una vida de lucha por la libertad, la justicia  y la autodeterminación. En los años 50, cuando Fidel se encontraba en plena lucha por una Cuba libre, en Estados Unidos aún se mantenían firmes las leyes que segregaban y marginaban a la población negra y la población indígena era reducida a reservaciones con severas privaciones de sus derechos.

En Sudáfrica, el régimen perverso del Apartheid, reconocido por Estados Unidos y algunos países de Europa, mantenía a una población mayoritariamente negra sin acceso a servicios públicos y sin la oportunidad de participar en el gobierno de su propio país, sin acceder a empleos dignos o gozar de un sistema de justicia equitativo e igual para todos. Empresas Transnacionales de intereses estadounidenses quitaban y ponían a su gusto y antojo a los Gobiernos de Centroamérica y la presencia de los marines estadounidenses se volvió algo cotidiano.

He ahí la relevancia de Fidel, el hermano, el amigo, el consejero, cuya lucha nos ha permitido comprender que la libertad es fundamental, no negociable y se debe proteger a toda costa y sin vacilaciones. Gracias a Fidel con claridad y cautela comenzamos a trazar nuestros propios destinos, aprendiendo de nuestros errores, pero sin dejar de soñar sobre un mundo mejor, más justo y equitativo para todos y todas sin distinción alguna.

El Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Alejandro Castro Ruz, partió de este mundo en La Habana, Cuba a los 26 días del mes de noviembre, 2016. Le sobreviven su esposa, Dalila Soto del Valle y sus hijos Fidel, Alina, Francisca, Jorge, Alexis, Alexander, Antonio, Alejandro y Ángel, además del pueblo cubano y millones de amigos alrededor del mundo que celebran su vida y se regocijan en su memoria y legado.