Un jeque árabe devuelve la hospitalidad a la italiana que le abrió su baño hace 21 años

61

El antiguo emir de Catar ha vuelto a Bríndisi dos décadas después de sufrir una emergencia en la ciudad italiana, y ha buscado a la mujer que le prestó su ayuda.

Un jeque árabe devuelve la hospitalidad a la italiana que le abrió su baño hace 21 años

El jeque Hamad bin Jalifa Al Thani en el estadio Jalifa en Doha (Catar) el 12 de mayo de 2012
Fadi Al-Assaad / Reuters

El exemir de Catar Hamad bin Jalifa Al Thani encontró a mediados de agosto a la mujer italiana que hace 21 años le ofreció amablemente usar el baño de su casa, informa Corriere della Sera.

Aquel día el jeque había atracado su yate para someterlo a un mantenimiento técnico en la ciudad de Bríndisi, en el sur de Italia, y decidió esperar paseando por la ciudad como hubiera hecho cualquier turista.

De repente le entró una urgencia fisiológica pero no logró encontrar ni un solo bar o restaurante abierto. En su desesperada búsqueda de un retrete, el jeque, una de las personas más ricas del mundo, se vio ante la casa de Teresa Borsetti, quien le preguntó qué necesitaba.

A&B@ABYOUN77

امير قطر يعود ليزور السيدة الإيطالية *Teresa borsetti* التي استضافته قبل 21 عاما في بيتها.ليقضي *حاجته* على حسب قول الجريدة.فعاد ليرد لها الجميل ببعض الهدايا ، كما دعاهم إلى قضاء إجازة عيد الميلاد المقبل في قطر.

Al enterarse de su problema, la mujer, entonces de 68 años, no tardó en abrirle las puertas y permitirle usar su baño. Agradecido, el jeque le prometió que volvería a visitarla.

Este mes, 21 años más tarde, Al Thani desembarcó en el puerto de Bríndisi en su nuevo yate, más grande y lujoso que el que tenía hace dos décadas. Durante la parada el jeque expresó su deseo de encontrar a la amable mujer, en el supuesto de que todavía viviera en la ciudad.

Preguntando por ella en el ayuntamiento, el equipo del jeque logró encontrar a Borsetti. La mujer, de 89 años, le estaba esperando con sus diez hijos y una treintena de nietos y bisnietos.

La reunión duró una hora y media, durante la cual Borsetti le ofreció café y dulces al jeque, todo en medio de unas estrictasmedidas de seguridad que prohibieron que se sacara ni una sola foto o video.

Poco se conoce sobre las conversaciones que mantuvieron anfitriones e invitado durante el encuentro, pero una hija de Borsetti contó que el jeque quedó muy impresionado con la bondad de esa mujer que abrió las puertas de su casa a un desconocido en un momento de necesidad.

Se sabe que Al Thani hizo un regalo secreto a Borsetti, y que el jeque invitó a toda la familia a viajar a Catar a finales de este año y ya ha pagado los pasajes de avión.